Qué hacemos

El marco teórico bajo el que se rige la terapia en esta consulta, es el denominado “Cognitivo-Conductual“. Este tipo de terapia, consiste en trabajar el problema “aquí y ahora”. Nos trasladaremos a tu pasado para recabar información que pueda resultar de utilidad para poder tratar lo que te pasa, pero no daremos vueltas y vueltas a un pasado al cual no se puede volver. Scopy-cropped-IMG_05331-e1414856820152.jpgí algo de ese pasado es relevante porque te esta atormentando y forma parte real de tu problema presente, lo abordaremos adecuadamente, pero nos centraremos en lo que te pasa en el presente.

Este tipo de terapia, entiende que has desarrollado una forma de pensar errónea con respecto a algunos acontecimientos de tu entorno, y que todo lo que se aprende, se puede desaprender. Por lo tanto, prestaremos especial importancia a ese ” aprendizaje erróneo” que te esta causando ese malestar, para que dispongas de las herramientas necesarias que te capaciten, ya no sólo para enfrentarte a dicho problema, sino para que te aporté seguridad en ti mismo/a sabiendo que podrás enfrentarte a problemas futuros porque la solución está en tus manos.

Nuestro método de trabajo se basa en el modelo biopsicosocial que aborda al individuo de forma integral prestando especial atención a los aspectos biológicos, psicológicos y sociales. Nuestro objetivo es acompañarte en el proceso hasta que te sientas fuerte y seguro/a para enfrentarse al problema con las herramientas que has aprendido en la consulta.

También ofrecemos la posibilidad de realizar consultas telefónicas en los momentos de crisis o ante la imposibilidad de desplazarte a la consulta.

Atendemos todo tipo de patologías incluyendo depresión, ansiedad, estrés, fobias, adicciones, inseguridades, rupturas emocionales, trastornos de alimentación, problemas sexuales y de pareja, etc. Además, te prestaremos nuestro apoyo en situaciones en las que, sin que llegue a darse una patología, necesites ayuda para superar un momento difícil (duelos, problemas familiares, de pareja o laborales, relaciones sociales, autoestima, etc.).

Gracias a un sistema de trabajo altamente eficiente podemos ofrecer un tratamiento integral y de calidad a precios muy competitivos. Además, la  psicoterapia cognitivo-conductual es la que en la actualidad se reconoce como la más útil y eficaz en la mayor parte de las patologías.

En la consulta de Pilar Cebrián Orgaz te ofrecemos un tratamiento cognitivo conductual que consta de varias fases:

  • Evaluación de la sintomatología demandada: esta entrevista será a solas con la psicóloga. Sí necesitas que alguien te acompañe para sentirte más tranquila/a la promesa sesión, díselo a Pilar, y no habrá ningún problema. En esta entrevista se recogerá toda la información necesaria que tu puedas dar. Evitaremos qué pases por un mal rato y si no quieres hablar de determinados temas hasta más adelante, respetaremos tu decisión. Toda la sesión será verbal y no se rellenarán cuestionarios ni test.
  • Establecimiento de objetivos con base en el modelo explicativo (análisis funcional) del problema.. Dichos objetivos deberán ser realistas y la psicóloga te los explicara detenidamente para que ambos/as estéis en la misma dirección.
  • Puesta en común de objetivos terapéuticos con el paciente.
  • Intervención y tratamiento mediante las diferentes técnicas terapéuticas que faciliten la consecución de los objetivos planteados inicialmente. Cada técnica que vaya a utilizar la psicóloga, te será explicada con detalle para que entiendas, no sólo la consecución de la misma, sino la base teórica y neurológica en la que se basa, para que entiendas el porque de cada paso que demos. De este modo, aprenderás tu mismo/a a “plantar el trigo” y no sólo a comerlo.
  • Prevención de recaídas. En principio la intervención se centra en el tratamiento individual, no siendo excluyente la intervención de terceros (familia, pareja, amigos…) siempre que se considere oportuno por ambas partes. Conforme avances en la terapia, se irán aplazando las sesiones para que tu mismo/a puedas ir enfrentándote solo/a a las situaciones que se sucedan. De este modo también de evitan dependencias. Existen tiempos que no deben excederse en una consulta.

PATOLOGÍAS A TRATAR:

  • Terapia de pareja
  • Adolescentes
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Fobias
  • Ludopatía
  • Trastornos obsesivo-compulsivos
  • Trastorno sexual
  • Trastorno de conducta alimentaria

Terapia de Pareja:

Con la terapia cognitivo-conductual, disponemos de un protocolo estructurado de intervención en parejas, que se adapta a cada caso concreto en función de sus áreas problemáticas, atendiendo además, a los problemas psicológicos que pueda presentar cada miembro y que afecte a su relación.

Existen diversos motivos por los que una pareja requiera la ayuda y soporte profesional. El estrés, un alto nivel de responsabilidades, poco tiempo dedicado al ocio compartido, un intercambio de conductas poco gratificantes o desagradables entre ambos miembros, la falta de comunicación o comunicación hostil y expectativas no satisfechas, son algunos de los factores que pueden generar problemas graves dentro de una relación de pareja.

Intervención:
Evaluamos e identificamos los focos de conflicto, la expresión de los sentimientos, así como el estilo de comunicación que existe en la pareja, los aspectos positivos que les unen, las interacciones que constituyan un intento de entendimiento, todos ellos son prioritarios para intervenir en la relación de expectativas y generar un cambio en la relación.

Disponemos de procedimientos eficaces para intervenir y alcanzar los objetivos terapéuticos propuestos. Dichos procedimientos incluyen:

  • Contrato conductual.
  • Entrenamiento en la solución de problemas.
  • Entrenamiento en comunicación.
  • Técnicas dirigidas al cambio y control cogniciones.
  • Técnicas dirigidas a la autorregulación de la conducta.

Adolescentes:

Desde siempre se ha considerado la adolescencia como un periodo del desarrollo con mucha dificultad, caracterizado por los múltiples cambios biológicos, psicológicos y sociales, más que cualquier otra etapa de la vida, excepto la infancia.

No nos debe extrañar que considerando dichos cambios, los tipos y la frecuencia de los desórdenes psicológicos y psiquiátricos sean muy significativos. De hecho, se conoce que entorno a un 20% de los adolescentes presentan algún tipo de desorden psiquiátrico, destacando especialmente trastornos de conducta, trastornos por déficit de atención e hiperactividad, trastornos de la conducta alimentaria, trastornos de ansiedad, trastornos depresivos, trastornos de abuso de sustancias, etc.

La psicoterapia cognitivo-conductual tendría como objetivo ayudar a los adolescentes que experimentan dificultades con sus emociones y comportamientos; suprimir, modificar o paliar los síntomas existentes, intervenir en las pautas distorsionadas de conducta y promover el crecimiento y desarrollo positivo de la personalidad.

En ocasiones se involucrará al adolescente individualmente o se trabajará con la familia en su conjunto o y en relación con otros profesionales que tienen relación con el adolescente (profesores, monitores, etc.).

Terapia Sexual

Los problemas sexuales tienen un pronóstico muy favorable si se tratan bajo una perspectiva pluridisciplinar. En muchas ocasiones, el aspecto social interfiere en la necesidad de pedir ayuda en este tipo de trastornos por miedo al rechazo, a la burla, o simplemente a reconocer un problema.

En cambio, una vez localizado, evaluado el problema y habiendo descartado cualquier tipo de problemática fisiológica, la terapia cognitivo conductual integrado en un abordaje multidisciplinar, resulta muy eficaz en el tratamiento de estos problemas.

Existen varios factores que mantienen directamente esta problemática. En consulta es importante localizarlos para poder trabajarlos individualmente, y así, lograr una evolución completa. Estos factores suelen estar relacionados con los diversos entornos del paciente, desde estrés o frustración laboral, problemas específicos en las relaciones sociales, conflictos de pareja, traumas o un autoconcepto deteriorado.

El objetivo de la terapia consiste en abordar y trabajar dichos factores, paralelamente al problema sexual específico que se presente.

Depresión:

En la actualidad, se habla de depresión de una forma coloquial, utilizándolo como sinónimo de tristeza independientemente de la causa que la produzca, que puede ser la propia enfermedad (depresión) o un problema vital.

Existe otro tipo de depresión de curso característicamente crónico, ligado a factores de personalidad del paciente, que fluctúan por días y generalmente condicionado por acontecimientos vitales, es lo que conocemos como distimia y suele requerir tratamiento psicoterapéutico.

Por tanto, la depresión es un síndrome complejo que puede tener distintos orígenes y en el que es básica una completa evaluación antes de decidir un tipo u otro de tratamiento.

En esta consulta, trabajamos también un estado de ánimo que, aunque no llegue a cumplir los criterios de una Depresión, te esté condicionando tu día a día y te dificulte avanzar. Una tristeza constante, un duelo, una ruptura emocional, una frustración concreta o una preocupación persistente, pueden tratarse de manera muy eficaz bajo este marco teórico en este centro.

Ansiedad:

Los trastornos de ansiedad son los cuadros más frecuentes en psiquiatría y psicología, generalmente son cuadros leves con escasa interferencia en el funcionamiento habitual del individuo pero que se acompañan de importante malestar.

En función del tipo de ansiedad, de cómo se presente o de las circunstancias que la desencadenen distinguimos distintos tipos de trastornos de ansiedad:

  • Trastorno de ansiedad generalizada. Una sensación constante de malestar y de falta de control sobre ella, que te pueda limitar de vida cotidiana.
  • Trastorno de pánico con o sin agorafobia. Una situación puntual en el cual el grado de ansiedad alcanza un punto álgido en el cual puedes llegar a perder el control.
  • Fobia social: Cuando dicha ansiedad está asociada a circunstancias sociales y cualquier actividad social te suponga un coste.
  • Trastorno de estrés postraumático: cuando tras un acontecimiento estresante (accidente, fallecimiento, ruptura), no logras volver a la normalidad.

El tratamiento psicoterapéutico busca la normalización de la vida del paciente en todos los aspectos. Esto quiere decir que no debes vivir ni aprender a vivir con Ansiedad, puesto que se puede erradicar completamente con una buena terapia.

Fobias:

Las fobias son miedos exagerados antes estímulos que, racionalmente, no deberían generarte dicho malestar. El principal problema de las fobias, es que tienden a generalizarse, lo cual crea un aislamiento cada vez mayor, puesto que se acompañan de una evitación constante del estímulo fóbico y una sensación de ansiedad generalizada debido a las anticipaciones constantes que se hacen del posible enfrentamiento inevitable a dicho estímulo fóbico.

Ludopatía/adicciones:

La ludopatía o juego patológico se caracteriza por la presencia de frecuentes y reiterados episodios de participación en juegos de apuestas, los cuales dominan la vida del sujeto en perjuicio de sus valores y obligaciones sociales, laborales, materiales y familiares.

Esta conducta persiste y a menudo se incrementa a pesar de sus consecuencias sociales adversas tales como pérdida de la fortuna personal o deterioro de las relaciones familiares.

Trastorno Obsesivo/compulsivo:

El trastorno obsesivo compulsivo se caracteriza por dos tipos de fenómenos, las obsesiones y las compulsiones.

Las obsesiones son pensamientos recurrentes e intrusivos, que el paciente reconoce como absurdos o al menos exagerados, pero que no puede dejar de pensarlos. Esto genera importante ansiedad por la imposibilidad de quitarse estas ideas. En ocasiones, estas ideas hacen que la persona realice diferentes actos para compensar la ansiedad que provocan las obsesiones.

Estos actos se denominan compulsiones, alivian la ansiedad solo durante unos minutos y pueden condicionar muy seriamente la vida del paciente. Las obsesiones más frecuentes son de limpieza, contaminación, orden o agresividad.

Trastorno Sexual:

El ciclo de la respuesta sexual humana consta de cuatro fases tanto en la mujer como en el varón. En ellos se producen una serie de cambios fisiológicos encaminados a facilitar la penetración y el orgasmo. Las disfunciones sexuales pueden afectar a una o varias de las fases de la respuesta sexual

El tratamiento es fundamentalmente psicoterapéutico utilizando técnicas de tipo conductual como la desensibilización sistemática. En ocasiones son necesarios ansiolíticos para favorecer el tratamiento psicológico.

Trastorno de Conducta Alimentaria:

Los trastornos de la conducta alimentaria son enfermedades potencialmente graves pero que si son detectadas de forma precoz y tratadas de forma intensiva, la evolución puede ser muy positiva. Existen dos tipos principales, la anorexia nerviosa y la bulimia. Ambos son más frecuentes en mujeres aunque también podemos encontrarlo en varones. En ocasiones, no es necesario que el trastorno alcance un punto extremo, sino que una simple mala relación con la comida podría llevar a perjudicarnos. En ocasiones, relacionamos los estados emocionales con la comida, intentado liberar las frustraciones y la ansiedad de algún acontecimiento del entorno, con determinados alimentos o incluso atracones, que a posteriori, generan sentimientos de culpa o de falta de autocontrol. En esta consulta, se trabaja tanto los trastornos mas graves, como dicha relación, de manera que el paciente aprende a comer y relacionarse con la comida de manera adecuada sin que ello suponga un descontrol.